TEL: 01 (477) 771 32 55 - (477) 267 40 00

¿Qué significa poner al alumno al centro, en el modelo M21?

marzo 24, 2022

Poner al alumno al centro es una de las piezas fundamentales de MONCLAIR21. Pero, ¿qué significa esta expresión? Si nos detenemos a reflexionar sobre el sentido de esta idea, podemos comprender el impacto que tiene en la manera en que se organizan el resto de los componentes del modelo educativo de la escuela.

Por Ernesto Pérez- Castro

La expresión “poner al alumno al centro” se utiliza actualmente con mucha frecuencia, sin embargo no siempre se usa con el mismo significado. Uno de los problemas que enfrentan este tipo de frases, es que se presentan como eslóganes y ante la falta de contexto van perdiendo sentido, ya que puede interpretarse de diferentes maneras, algunas incluso opuestas.

En ocasiones la idea de poner al alumno en el centro se utiliza para comparar modelos educativos “tradicionales” con propuestas “innovadoras”. Esta comparación, aunque es frecuente, no suele ser muy clara. ¿Qué significa que algo es tradicional en la educación? ¿Qué es algo innovador? Curiosamente, muchas ideas que estamos promoviendo actualmente para mejorar la educación de niñas, niños y jóvenes, se apoyan en propuestas educativas que tienen más de un siglo de historia. ¡Ya en el siglo XVII el pedagogo Comenio, considerado por muchos el padre de la didáctica, hablaba de poner al alumno en el centro del proceso de enseñanza-aprendizaje!

Durante el diseño del modelo educativo MONCLAIR21, comprendimos que más que centrar el debate entre “tradición” e “innovación”, nos interesaba partir del contraste entre propuestas educativas centradas en la reproducción y en la mecanización, frente a modelos que impulsan la reflexión basados en una mirada crítica y transformadora del mundo. A lo largo de la historia de la educación podemos encontrar claramente ejemplos de ambos tipos de propuestas. 

Desde sus inicios hace 15 años, Colegio Monclair se ha sustentado en un enfoque transformador, buscando la formación de personas autónomas, con un pensamiento crítico creativo, cuidadoso y colaborativo. La propuesta MONCLAIR21 nació con la intención de impulsar ese propósito con más profundidad, tomando en cuenta los cambios y enormes desafíos que atraviesa el mundo.

El alumno como eje que articula el proceso educativo

¿Cómo se entiende la expresión “el alumno al centro” en la propuesta M21? Intentando resumir, podemos decir que todas las decisiones que se toman en la escuela, todas las acciones que se impulsan, se articulan a partir del tipo de personas que se busca formar. Poner al alumno al centro no significa restarle importancia al profesorado ni descalificar el valor de los programas de estudio. Significa que tanto la labor docente como los contenidos curriculares deben organizarse sin perder de vista los rasgos que se busca desarrollar en el alumnado, reconociendo la individualidad de cada persona, sus intereses, su contextos y sus capacidades; significa también escuchar la voz de cada niña, niño y adolescente.

Esto puede parecer obvio para algunas personas, pero la realidad es que desde hace mucho tiempo los sistemas educativos dominantes han desplazado al alumno de ese eje y han priorizado otros intereses. La mayoría de las veces en las escuelas se deja de lado el potencial de cada estudiante y se da mayor énfasis a cumplir con una serie de contenidos o seguir el ritmo de un libro o una plataforma de recursos. También observamos que en vez de abrir nuevas miradas y experiencias, se ponen como prioridad ciertas necesidades del mundo laboral o se imponen ciertos valores, sin dar oportunidad de que cada persona construya su proyecto vital.

Poner al alumno al centro no significa que la escuela se limite a ofrecer a cada estudiante solo lo que pide o trabajar solamente con los temas que le interesan. Significa reconocer que su mundo interior y su entorno son la puerta de acceso para descubrir y conocer un mundo lleno de posibilidades. Significa escuchar su voz para ayudarle a encontrar sentido en los aprendizajes y experiencias que la escuela pone a su alcance. Significa ayudarle a conocerse a sí mismo, a los otros y a su entorno; ayudarle a desarrollar herramientas para explorar, cuestionar, imaginar, proponer y encontrar nuevas formas de estar y actuar en el mundo de forma responsable, cuidadosa consigo mismo y con las demás personas. 

Ernesto Pérez- Castro

Asesor en el proyecto de transformación Monclair 21

LOS MÁS LEIDOS

¿Qué significa poner al alumno al centro, en el modelo M21?

marzo 24, 2022

Poner al alumno al centro es una de las piezas fundamentales de MONCLAIR21. Pero, ¿qué significa esta expresión? Si nos detenemos a reflexionar sobre el sentido de esta idea, podemos comprender el impacto que tiene en la manera en que se organizan el resto de los componentes del modelo educativo de la escuela.

Por Ernesto Pérez- Castro

La expresión “poner al alumno al centro” se utiliza actualmente con mucha frecuencia, sin embargo no siempre se usa con el mismo significado. Uno de los problemas que enfrentan este tipo de frases, es que se presentan como eslóganes y ante la falta de contexto van perdiendo sentido, ya que puede interpretarse de diferentes maneras, algunas incluso opuestas.

En ocasiones la idea de poner al alumno en el centro se utiliza para comparar modelos educativos “tradicionales” con propuestas “innovadoras”. Esta comparación, aunque es frecuente, no suele ser muy clara. ¿Qué significa que algo es tradicional en la educación? ¿Qué es algo innovador? Curiosamente, muchas ideas que estamos promoviendo actualmente para mejorar la educación de niñas, niños y jóvenes, se apoyan en propuestas educativas que tienen más de un siglo de historia. ¡Ya en el siglo XVII el pedagogo Comenio, considerado por muchos el padre de la didáctica, hablaba de poner al alumno en el centro del proceso de enseñanza-aprendizaje!

Durante el diseño del modelo educativo MONCLAIR21, comprendimos que más que centrar el debate entre “tradición” e “innovación”, nos interesaba partir del contraste entre propuestas educativas centradas en la reproducción y en la mecanización, frente a modelos que impulsan la reflexión basados en una mirada crítica y transformadora del mundo. A lo largo de la historia de la educación podemos encontrar claramente ejemplos de ambos tipos de propuestas. 

Desde sus inicios hace 15 años, Colegio Monclair se ha sustentado en un enfoque transformador, buscando la formación de personas autónomas, con un pensamiento crítico creativo, cuidadoso y colaborativo. La propuesta MONCLAIR21 nació con la intención de impulsar ese propósito con más profundidad, tomando en cuenta los cambios y enormes desafíos que atraviesa el mundo.

El alumno como eje que articula el proceso educativo

¿Cómo se entiende la expresión “el alumno al centro” en la propuesta M21? Intentando resumir, podemos decir que todas las decisiones que se toman en la escuela, todas las acciones que se impulsan, se articulan a partir del tipo de personas que se busca formar. Poner al alumno al centro no significa restarle importancia al profesorado ni descalificar el valor de los programas de estudio. Significa que tanto la labor docente como los contenidos curriculares deben organizarse sin perder de vista los rasgos que se busca desarrollar en el alumnado, reconociendo la individualidad de cada persona, sus intereses, su contextos y sus capacidades; significa también escuchar la voz de cada niña, niño y adolescente.

Esto puede parecer obvio para algunas personas, pero la realidad es que desde hace mucho tiempo los sistemas educativos dominantes han desplazado al alumno de ese eje y han priorizado otros intereses. La mayoría de las veces en las escuelas se deja de lado el potencial de cada estudiante y se da mayor énfasis a cumplir con una serie de contenidos o seguir el ritmo de un libro o una plataforma de recursos. También observamos que en vez de abrir nuevas miradas y experiencias, se ponen como prioridad ciertas necesidades del mundo laboral o se imponen ciertos valores, sin dar oportunidad de que cada persona construya su proyecto vital.

Poner al alumno al centro no significa que la escuela se limite a ofrecer a cada estudiante solo lo que pide o trabajar solamente con los temas que le interesan. Significa reconocer que su mundo interior y su entorno son la puerta de acceso para descubrir y conocer un mundo lleno de posibilidades. Significa escuchar su voz para ayudarle a encontrar sentido en los aprendizajes y experiencias que la escuela pone a su alcance. Significa ayudarle a conocerse a sí mismo, a los otros y a su entorno; ayudarle a desarrollar herramientas para explorar, cuestionar, imaginar, proponer y encontrar nuevas formas de estar y actuar en el mundo de forma responsable, cuidadosa consigo mismo y con las demás personas. 

Ernesto Pérez- Castro

Asesor en el proyecto de transformación Monclair 21

LOS MÁS LEIDOS

2022-03-25T01:48:20+00:00
Go to Top