TEL: 01 (477) 771 32 55 - (477) 267 40 00

Cuento “El Día de Muertos”

noviembre 2, 2022

De Ivar Da Coll

Escritor e ilustrador Colombiano

En cada noviembre que viene la abuela nos trae, como siempre, historias, sorpresas. Papeles picados con mil calaveras. Pan rosa endulzado y atole ummm! de fresa. Y del cempasúchil las flores del muerto, cargando en sus brazos racimos inmensos, en unos comales tortilla, aguacate, copal, azares, también chocolate. Elote, tamales, naranjas y plátanos, puerquitos y aves de pan hecho a mano.

Todo esto lo usamos haciendo un altar, ponemos retratos de los que no están, la tía María Antonia, mi abuelo José, mi gata Simona y el cuate Miguel. Cerca de las lumbres que guían a los muertos, también es costumbre servir los refrescos. Más tarde sentados juntitos a la abuela todos escuchamos sus calaveras, que cuentan la vida de los esqueletos y dan mucha risa sus cuentos de muertos.

En un cementerio tocaba una orquesta pues todos los muertos andaban de fiesta. Las damas con falda los hombres de negro, llevaban corbata con saco y sombrero. La orquesta tocaba guarachas, boleros, rancheras y danzas con ritmo rumbero. Dos muertos bailaban un triste bolero pero se enredaron con sus esqueletos. De pronto en un giro chocaron sus cuerpos, quedando en el piso un poco de huesos. Me da mucha risa de ver a los muertos tan llenos de vida moviendo sus huesos.

En un matrimonio de muerta con muerto, la novia y el novio son dos esqueletos, celebran su boda en un cementerio con trajes de cola vestidos de negro. Después de la fiesta comida y pastel, los novios comienzan su luna de miel, se suben a un coche con sus equipajes, se van esa noche para un largo viaje, ¿irán hasta el cielo?, ¡vaya uno a saber! Quisiera saberlo pues dudo y no sé. Los muertos se suben volando hasta el cielo. ¿Será que las nubes son hechas con huesos?

En una cocina los muertos no asustan son hechos de harina y pasta de azúcar. Yo quiero probar toditos los huesos que adornan el pan del día de muertos. Los muertos de harina cubiertos de azúcar a todos nos gustan, a mí me fascinan… y como me encanta comer de a poquito, a cada calaca le doy un mordisco. Un día un esqueleto se fue para el mar, montado en un huevo se puso a remar, de pronto chocó con una cuchara, el huevo se hundió al fondo del agua, el agua era oscura con olas gigantes…

Tenía mucha espuma era un chocolate, el muerto se ahogaba, -me quema, -me arde, -auxilio! gritaba- ¿no habrá quien me salve? Entonces vinieron dos labios gigantes y se lo comieron en vez de ayudarlo. Termina la tarde, se lleva los versos, se siente en el aire perfume de incienso. Las velas dibujan sobre el pavimento caminos que cruzan a los cementerios.

Da Coll, Ivar. (2011) El Día de Muertos. España: Lectorum 

Recuperado de Scribd, Inc.:  es.scribd.com

LOS MÁS LEIDOS

Cuento “El Día de Muertos”

noviembre 2, 2022

De Ivar Da Coll

Escritor e ilustrador Colombiano

En cada noviembre que viene la abuela nos trae, como siempre, historias, sorpresas. Papeles picados con mil calaveras. Pan rosa endulzado y atole ummm! de fresa. Y del cempasúchil las flores del muerto, cargando en sus brazos racimos inmensos, en unos comales tortilla, aguacate, copal, azares, también chocolate. Elote, tamales, naranjas y plátanos, puerquitos y aves de pan hecho a mano.

Todo esto lo usamos haciendo un altar, ponemos retratos de los que no están, la tía María Antonia, mi abuelo José, mi gata Simona y el cuate Miguel. Cerca de las lumbres que guían a los muertos, también es costumbre servir los refrescos. Más tarde sentados juntitos a la abuela todos escuchamos sus calaveras, que cuentan la vida de los esqueletos y dan mucha risa sus cuentos de muertos.

En un cementerio tocaba una orquesta pues todos los muertos andaban de fiesta. Las damas con falda los hombres de negro, llevaban corbata con saco y sombrero. La orquesta tocaba guarachas, boleros, rancheras y danzas con ritmo rumbero. Dos muertos bailaban un triste bolero pero se enredaron con sus esqueletos. De pronto en un giro chocaron sus cuerpos, quedando en el piso un poco de huesos. Me da mucha risa de ver a los muertos tan llenos de vida moviendo sus huesos.

En un matrimonio de muerta con muerto, la novia y el novio son dos esqueletos, celebran su boda en un cementerio con trajes de cola vestidos de negro. Después de la fiesta comida y pastel, los novios comienzan su luna de miel, se suben a un coche con sus equipajes, se van esa noche para un largo viaje, ¿irán hasta el cielo?, ¡vaya uno a saber! Quisiera saberlo pues dudo y no sé. Los muertos se suben volando hasta el cielo. ¿Será que las nubes son hechas con huesos?

En una cocina los muertos no asustan son hechos de harina y pasta de azúcar. Yo quiero probar toditos los huesos que adornan el pan del día de muertos. Los muertos de harina cubiertos de azúcar a todos nos gustan, a mí me fascinan… y como me encanta comer de a poquito, a cada calaca le doy un mordisco. Un día un esqueleto se fue para el mar, montado en un huevo se puso a remar, de pronto chocó con una cuchara, el huevo se hundió al fondo del agua, el agua era oscura con olas gigantes…

Tenía mucha espuma era un chocolate, el muerto se ahogaba, -me quema, -me arde, -auxilio! gritaba- ¿no habrá quien me salve? Entonces vinieron dos labios gigantes y se lo comieron en vez de ayudarlo. Termina la tarde, se lleva los versos, se siente en el aire perfume de incienso. Las velas dibujan sobre el pavimento caminos que cruzan a los cementerios.

Da Coll, Ivar. (2011) El Día de Muertos. España: Lectorum 

Recuperado de Scribd, Inc.:  es.scribd.com

LOS MÁS LEIDOS

2022-11-02T17:01:30+00:00
Go to Top