TEL: 01 (477) 771 32 55 - (477) 267 40 00

Cuando el aprendizaje traspasa los muros de la escuela

julio 29, 2022

“Frente a los numerosos desafíos del porvenir, la educación constituye un instrumento indispensable para que la humanidad pueda progresar hacia los ideales de paz, libertad y justicia social”.

Delors, Jacques. (1996). La educación encierra un tesoro, Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI.

Con estas líneas inicia Jacques Delors el informe titulado “La educación encierra un tesoro”. Si desglosamos la profundidad de esta afirmación, es posible comprender el por qué la educación se concibe como la llave principal para abrir las puertas del mundo. Aquí no se enlistan objetivos de aprendizaje ni contenidos incluidos en un programa educativo; tampoco se agregan calificaciones numéricas. Delors destaca en solo tres líneas que la educación es una herramienta concebida por humanos, para el servicio de los mismos seres humanos buscando la construcción de un mundo mejor.

Ya han pasado varios años desde que este trabajo fue publicado, y aún recuerdo que lo más importante entonces para quienes estábamos inmersos ya en el mundo educativo, era la reflexión de esta herramienta de cara al siglo XXI. Leímos una y otra vez “Los cuatro pilares de la educación” que sustentaban una ruta de aprendizaje basada en el desarrollo de competencias para la vida. 

Pero lo más importante de esta publicación no era memorizar esos cuatro principios, ni identificar que este fue un informe dirigido a la UNESCO en 1996; lo más importante fue el recordatorio de que la escuela no puede concebirse como una burbuja en la que se “enclaustran” a educadores y educandos por varias horas durante cinco días a la semana. Y me atrevo a mencionar “recordatorio” porque antes de esto la idea de conectar el aprendizaje dentro del aula con el mundo real ya había sido concebida, pero era y es más sencillo conducir al educando con la información en manos del educador que entregandola para que sus alumnos la manipulen, la separen, la hagan “cachitos” y después la vuelvan a unir a partir de sus propios procesos cognitivos. En este proceso, el control absoluto se pierde, pero se gana una comunidad encaminada al conocimiento.

En Colegio Monclair visualizamos esta necesidad de realmente vincular el espacio educativo con el mundo real, pero decidimos que no era suficiente con entender dicha “necesidad” sino que era el momento de actuar; es por ello que nuestro modelo educativo Monclair21 considera la formación humana como centro indispensable en la construcción de un mejor entorno. Es importante que nuestros estudiantes descubran la aplicación de su aprendizaje en su día a día, pero por encima de ello, es imprescindible que se reconozcan como individuos capaces de actuar en colaboración para modificar y mejorar su entorno.

En el proyecto M21 contamos con diferentes Tipos de Experiencias de Aprendizaje (TEA) que permiten al alumno conectarse con el exterior, y el TEA principal que va dirigido a conseguir este objetivo es el de Proyectos. En este espacio se trabaja mediante el ABP (Aprendizaje Basado en Proyectos) lo que permite resolver un desafío a través de un camino que va sumando habilidades diversas en nuestros educandos, a la vez que conectan con su entorno. Si bien, no es un camino sencillo, si es un camino posible, en el que el principal factor de éxito se observa cuando el educando hace suyo el aprendizaje y su proceso, pues ya no espera una explicación del para qué debe aprender tal o cual cosa, sino que descubre la funcionalidad de las habilidades que va desarrollando, las comprende y las hace suyas, lo que le abre las puertas a un aprendizaje real y permanente.

Es de esperarse que ciertos proyectos generen más impacto en unos chicos que en otros, pero es gratificante escuchar sus opiniones, reflexiones y propuestas. Durante el ciclo escolar 2021-20202, alumnos de tercero de secundaria lograron proponer un alimento saludable como alternativa a los existentes en el mercado a través de su proyecto Alimentos Arte-Sano. Durante el proceso conocieron los lineamientos del etiquetado de alimentos vigente, consultaron publicaciones realizadas por la PROFECO en el tema de calidad de alimentos procesados, conocieron la ruta que sigue la producción de un alimento globalizado durante su temporada de producción y fuera de la misma, y reconocieron  la importancia que tiene la seguridad alimentaria en la economía de nuestro país. La propuesta de su producto alimenticio fue realizada por equipos y presentada ante las familias mediante lo que denominaron “El mercadito de Conservas” y cuya evidencia fue documentada por ellos mismos en el siguiente vídeo.

Por otro lado, los alumnos de primero de secundaria abordaron el proyecto denominado ¿Cuánto cabe en tu memoria? Durante el proceso se encontraron con interrogantes que les fueron ayudando a generar su evidencia final: Hacer una representación en 2D o 3D del cerebro y su funcionamiento. Algunos de los temas que abordaron en este proyecto fueron: La memoria a corto y a largo plazo, el funcionamiento del sistema nervioso, el cerebro y las emociones. La evidencia final pasó a formar parte de una exposición artística, por lo tanto, la creatividad de los alumnos no tuvo límites, ya que realizaron productos muy interesantes que ilustraban los aprendizajes adquiridos respecto al funcionamiento de su cerebro.

En segundo de secundaria, uno de los retos a los que se enfrentaron los alumnos fue Convertir a Monclair en lugar inclusivo y para ello vivieron varias experiencias como escuchar una conferencia con Yensuni Sousa Rodríguez, Coordinadora del Programa NEE de nuestra institución; una plática con la Lic. Karla Beatríz Niño, terapeuta en comunicación humana; y encontraron la relación de la Física con la inclusión.

Considerar a nuestros educandos como seres en crecimiento y en proceso de transformación nos abre la posibilidad de adaptación a los cambios constantes de un mundo tanto actual como futuro. Nuestro modelo de persona M21 está encaminado a que nuestros alumnos adquieran habilidades que les permitan enfrentar el momento que les toca vivir con la información a su servicio para la toma de decisiones y con la certeza de que la escuela y su mundo son un mismo espacio.

Ana Isabel Escanio Cortés

Directora de Secundaria

Colegio Monclair, Campus San Pedro

LOS MÁS LEIDOS

Cuando el aprendizaje traspasa los muros de la escuela

julio 29, 2022

“Frente a los numerosos desafíos del porvenir, la educación constituye un instrumento indispensable para que la humanidad pueda progresar hacia los ideales de paz, libertad y justicia social”.

Delors, Jacques. (1996). La educación encierra un tesoro, Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI.

Con estas líneas inicia Jacques Delors el informe titulado “La educación encierra un tesoro”. Si desglosamos la profundidad de esta afirmación, es posible comprender el por qué la educación se concibe como la llave principal para abrir las puertas del mundo. Aquí no se enlistan objetivos de aprendizaje ni contenidos incluidos en un programa educativo; tampoco se agregan calificaciones numéricas. Delors destaca en solo tres líneas que la educación es una herramienta concebida por humanos, para el servicio de los mismos seres humanos buscando la construcción de un mundo mejor.

Ya han pasado varios años desde que este trabajo fue publicado, y aún recuerdo que lo más importante entonces para quienes estábamos inmersos ya en el mundo educativo, era la reflexión de esta herramienta de cara al siglo XXI. Leímos una y otra vez “Los cuatro pilares de la educación” que sustentaban una ruta de aprendizaje basada en el desarrollo de competencias para la vida. 

Pero lo más importante de esta publicación no era memorizar esos cuatro principios, ni identificar que este fue un informe dirigido a la UNESCO en 1996; lo más importante fue el recordatorio de que la escuela no puede concebirse como una burbuja en la que se “enclaustran” a educadores y educandos por varias horas durante cinco días a la semana. Y me atrevo a mencionar “recordatorio” porque antes de esto la idea de conectar el aprendizaje dentro del aula con el mundo real ya había sido concebida, pero era y es más sencillo conducir al educando con la información en manos del educador que entregandola para que sus alumnos la manipulen, la separen, la hagan “cachitos” y después la vuelvan a unir a partir de sus propios procesos cognitivos. En este proceso, el control absoluto se pierde, pero se gana una comunidad encaminada al conocimiento.

En Colegio Monclair visualizamos esta necesidad de realmente vincular el espacio educativo con el mundo real, pero decidimos que no era suficiente con entender dicha “necesidad” sino que era el momento de actuar; es por ello que nuestro modelo educativo Monclair21 considera la formación humana como centro indispensable en la construcción de un mejor entorno. Es importante que nuestros estudiantes descubran la aplicación de su aprendizaje en su día a día, pero por encima de ello, es imprescindible que se reconozcan como individuos capaces de actuar en colaboración para modificar y mejorar su entorno.

En el proyecto M21 contamos con diferentes Tipos de Experiencias de Aprendizaje (TEA) que permiten al alumno conectarse con el exterior, y el TEA principal que va dirigido a conseguir este objetivo es el de Proyectos. En este espacio se trabaja mediante el ABP (Aprendizaje Basado en Proyectos) lo que permite resolver un desafío a través de un camino que va sumando habilidades diversas en nuestros educandos, a la vez que conectan con su entorno. Si bien, no es un camino sencillo, si es un camino posible, en el que el principal factor de éxito se observa cuando el educando hace suyo el aprendizaje y su proceso, pues ya no espera una explicación del para qué debe aprender tal o cual cosa, sino que descubre la funcionalidad de las habilidades que va desarrollando, las comprende y las hace suyas, lo que le abre las puertas a un aprendizaje real y permanente.

Es de esperarse que ciertos proyectos generen más impacto en unos chicos que en otros, pero es gratificante escuchar sus opiniones, reflexiones y propuestas. Durante el ciclo escolar 2021-20202, alumnos de tercero de secundaria lograron proponer un alimento saludable como alternativa a los existentes en el mercado a través de su proyecto Alimentos Arte-Sano. Durante el proceso conocieron los lineamientos del etiquetado de alimentos vigente, consultaron publicaciones realizadas por la PROFECO en el tema de calidad de alimentos procesados, conocieron la ruta que sigue la producción de un alimento globalizado durante su temporada de producción y fuera de la misma, y reconocieron  la importancia que tiene la seguridad alimentaria en la economía de nuestro país. La propuesta de su producto alimenticio fue realizada por equipos y presentada ante las familias mediante lo que denominaron “El mercadito de Conservas” y cuya evidencia fue documentada por ellos mismos en el siguiente vídeo.

Por otro lado, los alumnos de primero de secundaria abordaron el proyecto denominado ¿Cuánto cabe en tu memoria? Durante el proceso se encontraron con interrogantes que les fueron ayudando a generar su evidencia final: Hacer una representación en 2D o 3D del cerebro y su funcionamiento. Algunos de los temas que abordaron en este proyecto fueron: La memoria a corto y a largo plazo, el funcionamiento del sistema nervioso, el cerebro y las emociones. La evidencia final pasó a formar parte de una exposición artística, por lo tanto, la creatividad de los alumnos no tuvo límites, ya que realizaron productos muy interesantes que ilustraban los aprendizajes adquiridos respecto al funcionamiento de su cerebro.

En segundo de secundaria, uno de los retos a los que se enfrentaron los alumnos fue Convertir a Monclair en lugar inclusivo y para ello vivieron varias experiencias como escuchar una conferencia con Yensuni Sousa Rodríguez, Coordinadora del Programa NEE de nuestra institución; una plática con la Lic. Karla Beatríz Niño, terapeuta en comunicación humana; y encontraron la relación de la Física con la inclusión.

Considerar a nuestros educandos como seres en crecimiento y en proceso de transformación nos abre la posibilidad de adaptación a los cambios constantes de un mundo tanto actual como futuro. Nuestro modelo de persona M21 está encaminado a que nuestros alumnos adquieran habilidades que les permitan enfrentar el momento que les toca vivir con la información a su servicio para la toma de decisiones y con la certeza de que la escuela y su mundo son un mismo espacio.

Ana Isabel Escanio Cortés

Directora de Secundaria

Colegio Monclair, Campus San Pedro

LOS MÁS LEIDOS

2022-07-29T14:58:35+00:00
Go to Top